Rinoplastia

RINOPLASTIA

 

Aconsejable para corregir una nariz grande, deformada tras un traumatismo, rebajar el caballete, corregir la punta nasal, etc. La rinoplastia también corrige defectos congénitos como las narices cortas, fisuradas y problemas asociados o derivados de dificultades respiratorias.

Es preferible no operar a adolescentes hasta que se haya completado su ciclo de crecimiento pues la cara y con ello la nariz está aún sometida a posibles cambios.

La rinoplastia estética clásica se lleva a cabo a través de incisiones internas, por lo que no queda ninguna cicatriz externa visible. La estructura interna de la nariz (hueso y cartílago) es modificada convenientemente logrando las proporciones deseadas. En la rinoplastia abierta, se realiza una pequeña incisión en la “columela”, aunque externa, resultará prácticamente invisible en pocas semanas. Este tipo de rinoplastia permite tratar mejor algunos tipos de deformidades, sobre todo en la punta nasal.

En el postoperatorio se da hinchazón temporal, hematomas alrededor de los ojos y nariz, dolor de cabeza. Un poco de sangrado y rigidez. El resultado de esta cirugía es permanente.

Con la ayuda de nuestro cirujano se determinará el tipo de cirugía y la forma que tendrá su nariz, para que el resultado sea armónico con su rostro.