Injertos grasos

INJERTOS GRASOS

 

INJERTOS GRASOS es una técnica basada en hacer una liposucción de una zona con “sobrante” de grasa e introducir la misma grasa procesada en zonas con defecto de volumen.  El injerto graso es una opción cada vez más atractiva para una variedad de tratamientos que antes sólo eran posibles con implantes o retirando tejidos de otras zonas con consiguientes cicatrices.

Zonas tratadas:

– MEJILLAS Y PÁRPADOS: rejuvenecimiento del párpado inferior y corrección del vaciamiento de las mejillas.

– AUMENTO MAMARIO: cuando hay suficientes zonas de exceso en otras partes del cuerpo se puede considerar el aumento de pecho con grasa propia.

– ASIMETRIAS faciales y corporales.

– GLÚTEOS: defectos de contorno en glúteos, cicatrices hundidas tras inyecciones en la infancia, opción de aumento glúteo (si existe suficiente grasa en otra zona donante).

– PECTUS EXCAVATUM: corrección de una concavidad o hundimiento congénito en el centro del tórax (pared anterior).

– En ocasiones se pueden corregir o mejorar defectos de volumen tras poliomielitis (ejemplo: pantorrillas).

Ventajas:

– No es posible el rechazo inmunológico porque es un tejido del propio individuo.

– Adaptabilidad del tamaño. Se aplican fragmentos grasos de distintos tamaños según la zona a corregir.

– Sin infección o encapsulamiento. En la zona receptora no se infecta ni encapsula cuando ya se ha vascularizado.

– Contiene células madre pluripotenciales que, según en que zona se injerten, regeneran tejido.

– Sólo se realizan incisiones tan pequeñas que en la mayoría de los casos las cicatrices son prácticamente imperceptibles.